" /> ¿Cómo es una oficina perfecta? | Centro de Negocios en Zaragoza - Ayanet CN
976 30 04 80 info@ayanet.es

      Pasamos una tercera parte del día trabajando y, aunque nos pueda encantar nuestro trabajo acaba siendo una parte significativa de nuestro tiempo. En el que muchas veces el nivel llega a ser alto.

      Por ello, hemos querido recoger las características de una oficina perfecta para tener una actitud positiva cada mañana al recordar al lugar al que tenemos que ir, sentir el trabajo como algo más ameno y llevadero y convertir de este momento del día en algo mucho más agradable.

      Elementos de una oficina perfecta:

       

      1.La iluminación en la oficina

      La iluminación es imprescindible para poder realizar un buen trabajo, y esta será mucho más valorada si además conseguimos que sea luz natural que entre del exterior. Se conoce que trabajar con una buena iluminación evita el molestar ocular, el dolor de cabeza y el cansancio y, además, aumenta la capacidad de concentración, motivación, positivismo y productividad. Y no existen aspectos más importantes que esos a la hora de ir a trabajar con una buena actitud.
      En el caso en el que no dispongamos de luz natural ya sea por la hora de trabajo o porque el despacho sea interior necesitamos tener una buena luz artificial. La luz tiene que llevar directa a nuestro puesto de trabajo además de contar con luz de ambiente en el resto de la estancia.

      2. El mobiliario de las oficinas

      El mobiliario debe ser sencillo y adecuado a las necesidades del trabajador, no solo tienen que cumplir la función de decorar sino de ser útil y funcional, que nos ofrezca el espacio suficiente para el almacén de las cosas o unas mesas amplias para tener espacio suficiente en el desarrollo de la actividad y que nos permitan diferenciar nuestro espacio del de los demás.

      3. Las sillas de la oficina

      De todo el mobiliario, debemos destacar la silla. Puede parecer un elemento más de la oficina, sin embargo, pasamos tantas horas sentados al día que de ella puede depender mucha parte de nuestra salud física. Tener una buena postura evita el cansancio y posibles lesiones futuras, además de evitar que pensemos más en nuestro dolor de espalda que en el trabajo. La silla es toda una inversión. Es imprescindible que nuestra silla pueda girar y rodar y por supuesto que sea ergonómica, que no sea una silla estática como las del salón de nuestra casa. Por mucho que la silla que tengamos en el despacho sea buena, puede que no sea la ideal para todo el mundo, la silla tiene que encajar con nosotros y que nos encontremos cómodos con ella, cada persona tiene un peso y altura distintos por lo que la silla ideal no será la misma.

      4. Decoración sencilla en la oficina

      La decoración tiene que ser sencilla, con los elementos necesarios y no demasiado llamativos para evitar despistes. Es bueno que los trabajadores tengan espacio para poder decorar el entorno que les rodea un poco a su gusto, aunque sin excesos, de esa manera conseguimos sentirnos mucho más en casa. Las plantas se usan muchos y no es por casualidad. Le da un toque cercano al despacho, trae alegría y además sirve para renovar el aire. No es una gran distracción pero a la vez nos obliga a cuidarla.

      5. Los colores de la oficina

      En relación a todo lo que hemos dicho de un espacio amplio e iluminado, sin distracciones, los colores deben acompañar a crear este ambiente. Colores claros y que aporten luz a la oficina, variados, pero con tonos suaves que transmitan también tranquilidad.

      6. El ruido en una oficina.

      Si buscamos un ambiente agradable para poder concentrarnos y ser efectivos en nuestro trabajo, todos buscamos un espacio que nos aísle del exterior, que no permita la entrada de ruido del tráfico y de las calles. Esto no significa que en la oficina tenga que haber un silencio sepulcral, sino que hay que eliminar todos aquellos ruidos que si que pueden distraernos o molestarnos a la hora de realizar nuestro trabajo.

      7. La ventilación de las oficinas

      Tan importante es tener calefacción en invierno como aire acondicionado en verano. Trabajar a la temperatura adecuada es muy importante pues este factor externo también impide la concentración de los trabajadores por no estar cómodos en el entorno. La temperatura ideal para el trabajo oscila entre los 20 y 25 grados.
      Si en el despacho hay varias personas habrá que intentar llegar a un consenso a la hora de establecer la temperatura, ya que esto suele suponer un problema cuando dentro del mismo equipo de trabajo hay personas calurosas y frioleras.

      8. La limpieza y el orden en una oficina

      Como hemos dicho antes, necesitamos de mobiliario para poder almacenar las cosas importantes de oficina. Sin embargo, es difícil controlar lo que es importante y lo que no y acabamos almacenando todo tipo de documentos. Por ello es importante ir haciendo revisiones para poder deshacernos de aquello que no nos interesa, identificar su lugar y dejar espacio para futuros documentos importantes, así, de paso, también podemos quitar un poco el polvo que se va acumulando entre los mismos.

      Hay que olvidarse de las mesas llenas de montañas de papeles que dan la sensación de trabajo sin terminar y de agobio. Hay que procurar tener el despacho y la mesa recogida. Usar los armarios y cajoneras y dejar la mesa para apoyar lo que realmente se necesita guardándolo después de su uso.

      Todos estos aspectos son clave para tener una oficina ideal, que destaque por la comodidad del entorno, la luz y el espacio, que te hace sentir como en casa y que fomenta que el hecho de ir a trabajar sea menos duro y costoso. Ayuda a tener una visión del trabajo más positiva y motivacional.

      Los centros de negocio son una opción viable, muy válida, que se adapta a todas las necesidades del trabajador y que, por supuesto, cumplen con las características de una oficina perfecta e ideal para realizar un trabajo en un entorno tranquilo destinado a la productividad y eficacia de cada uno. Además de destacar por muchas otras ventajas como puede ser una ubicación estratégica, una disminución de los costes o el alquiler de salas para reuniones o ciclos formativos que ayudará también a una mejor actitud ante el trabajo diario.