" /> Ventajas de la domiciliación de empresas en un centro de negocios. | Centro de Negocios en Zaragoza - Ayanet CN
976 30 04 80 info@ayanet.es

      Como ya hemos mencionado en otros posts de nuestro blog, un centro de negocios es una opción muy ventajosa en muchos sentidos, desde la oportunidad de hacer networking, la ubicación estratégica, o el uso de horarios flexibles. Hoy, nos vamos a centrar en la domiciliación de las empresas y qué beneficios tiene la contratación de una domiciliación fiscal en un centro de negocios.

      1. Facilidad para los emprendedores.
      La domiciliación fiscal consiste en adjudicar una ubicación a tu empresa donde se realizarán las actividades de gestión administrativa y dirección de las actividades desarrolladas. Es un aspecto fundamental a tener en cuenta cuando tomas la decisión de emprender y crear una empresa, pues forma parte de la formalización de esta y de la imagen que ya inicialmente desees adjudicarle.
      Una de las dudas que pueden surgir cuando decides sacar adelante una iniciativa tan importante como abrir tu propio negocio puede ser el hecho de buscar una oficina o local físico donde empezar a trabajar. Muchas veces, pagar por el alquiler de un local cuando estás empezando tú solo y realmente necesitas pocos materiales, no es aconsejable ya que puede que tus gastos superen con demasiadas creces a los ingresos que puedes obtener inicialmente. Es por ello por lo que, a pesar de no tener una oficina, se debe tener una dirección fiscal válida.
      Además, en el caso de que, si que necesites un local comercial para desarrollar tu actividad, la domiciliación fiscal te permite el poder dar de alta la sociedad para empezar a hacer los diferentes trámites pertinentes a un coste muchísimo menor que si tuvieras que tener que pagar el alquiler de un local desde el momento de dar de alta la sociedad.

      2. Ventajas respecto a la domiciliación en tu residencia habitual.
      Cierto es que muchos emprendedores deciden establecer esta dirección fiscal en su propia domiciliación de residencia personal habitual, pero realmente no es la mejor idea. Recibir a un cliente en tu casa o hacer tan pública esa dirección te puede llevar más problemas de los deseados ya que puede deteriorar tu imagen y disminuir notablemente tu intimidad. Mezclar tu vida personal con tu vida profesional hasta ese punto puede que suponga dejar de identificar el tiempo de trabajo con el tiempo personal.

      3. Servicios adicionales.
      Además, una domiciliación en un centro de negocios te ofrece servicios adicionales como puede ser la recogida de paquetería y gestión de envíos, facilitándote el trabajo en momentos en los que tú no estás disponible. En algunos casos, incluso puedes solicitar la notificación inmediata de la recepción del documento o paquete. Pero no solo eso, también ofrece servicios de atención de llamadas al teléfono propio u otro exclusivo con el nombre de la empresa, envío de faxes o fotocopiadora. Esto puede suponer un ahorro importante en tiempo, dinero y materiales sin desfigurar la imagen de la empresa y manteniendo su identidad corporal. Un servicio de atención plena y completa de recepción de cada una de las llamadas de clientes es muy importante y se valora positivamente por ellos, sin embargo, a veces una persona se ausenta por motivos como reuniones de trabajo, impidiendo que personalmente no se pueda atender en ese momento.

      4. Posibilidad de uso de espacios del centro de negocio.
      Otros servicios complementarios muy importantes de los que no podemos olvidarnos es el alquiler de salas o del alquiler de despachos. Si en un momento puntual necesitas o decides que lo conveniente sería organizar una reunión o una entrevista en un lugar adecuado para ello, solo necesitas alquilar una sala o despacho. Incidimos en la buena imagen que esto da ya que son salas cuya finalidad es la reunión laboral en los que se crea un buen ambiente y con la decoración necesaria para dar una buena impresión pudiendo despreocuparte de estos aspectos. Además, los centros de negocios permiten alquilar estas salas según el tiempo adecuado a tus necesidades y, aprovechándote de la domiciliación, el precio de este alquiler será inferior que el que tendrán que pagar otras personas.

      5. Ubicación estratégica y crecimiento.
      Al empezar este post, hemos hablado de que la domiciliación fiscal consiste en adjudicar una ubicación, por lo que no podemos olvidarnos de mencionar la presencia estratégica. Al igual que no es necesario tener un local físico para empezar a trabajar, tampoco lo es si tu decisión es, por ejemplo, crecer a nivel nacional. Puedes domiciliar una nueva ubicación en otra parte de tu país independientemente de que sigas llevando a cabo las gestiones desde la central donde has empezado, no se necesita presencia física. Esto ayuda a ver un crecimiento, a ganar presencia y posicionamiento, darte a conocer a un nivel superior y poder, por lo tanto, llegar a más clientes.
      Desde luego, un centro de negocios es una buena opción para todos, especialmente para emprendedores porque se adapta a la perfección de las necesidades de los profesionales facilitando sus tareas laborales y ahorrándoles tiempo de tareas extras que no tienen nada que ver con su actividad principal.